Alfonso Guerra reclama un impuesto sobre el patrimonio de las grandes fortunas

DSC_0260

DSC_0260
Alfonso Guerra ha asegurado esta mañana, en la presentación de la campaña electoral del PSOE de Sevilla en Europa, que “con un impuesto de un uno por ciento sobre el patrimonio del 1 por ciento de la población europea, que es la más rica, se cubriría el presupuesto de la Comisión Europea y los ciudadanos no tendríamos que sufrir los recortes”. Acompañado por la secretaria general del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez, y el portavoz municipal del Ayuntamiento de Sevilla, José Muñoz, aseguró Guerra que los europeos no pueden entender “que el BCE deje el dinero a los bancos al 1 por ciento, y que los ciudadanos tengamos que pagarles el 11 por ciento en intereses. Pero así es la crisis y la pagamos los mismos. La derecha no se da cuenta de que si no creamos empleo, no se incrementan los ingresos, se para la producción y nos estancamos en la crisis. Pero a muchos le ha ido bien de esa manera, sólo hay que mirar las cuentas de ingresos de las grandes empresas”.

Asegura Alfonso Guerra que “Europa era una referencia mundial, pero que en los últimos cinco años ha dejado de serlo en matera de investigación, de cultura y de desarrollo. Ha entregado las llaves de la economía a las agencias de calificación norteamericanas que son las que deciden por nosotros, y nos dejan una Comisión Europea dedicada a recortar el gasto y no en preocuparse por los problemas de la calle, de los ciudadanos, de los votantes”.

Por ese motivo, “los políticos y los medios tenemos que pedirle a la gente que vaya a votar. Que las medidas que se deciden en Estarsburgo y que son de obligado cumplimiento, son cuatro veces superiores a las que se toman en los parlamentos nacionales. Vemos que en Europa, la gente se moviliza más para participar en los procesos democráticos nacionales, cuando los del próximo 25-M son igualmente importantes. Para los ciudadanos es la oportunidad de decidir si quieren apostar por esa Europa de los recortes o por la Europa de los ciudadanos. La papeleta que tienen los sevillanos en las manos tiene un poder extraordinario, y si ese voto no es socialista, sabemos qué es lo que va a pasar”.