El PSOE pide la reincorporación de los 240 trabajadores despedidos en la Base de Morón

image1

 

Manuel García Benítez denuncia que “ya no se puede chantajear con el cierre de la Base” a los trabajadores y trabajadoras y reclama a Rajoy “que no negocie el Convenio Bilateral de espaldas a la comarca”

 

 

El secretario de empleo del PSOE de Sevilla, Manuel García Benítez, ha denunciado “la nueva traición del Gobierno de Rajoy” a los trabajadores y trabajadoras de la Base de Morón, cuyos puestos de trabajo “no defiende” mientras “negocia de espaldas a la comarca la llegada de nuevos militares norteamericanos” a una instalación que pretende ser el centro de la lucha contra el yihaidismo.

 

Para el secretario de empleo, “tras el chantaje de cerrar la base, ya no hay excusa para no defender los puestos de trabajo actuales, sino también, para no negociar la reincorporación de los despedidos” que, como recordó, “alcanzan los 240 empleados”.

 

Empleados que “cuentan con sentencias judiciales que aseguran que estos despidos no se ajustaron a derecho y que no vuelven a su puesto porque lo impide la Reforma Laboral”. Una traición que se suma a la necesidad de “un nuevo acuerdo bilateral” que, como sucede con el de otras bases europeas “asegure la contrataciones de más civiles españoles ante una mayor carga de trabajo”.

 

 

SILVIA OÑATE: “NO SE PUEDE NEGOCIAR EL FUTURO DE LA BASE SIN DEFENDER LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES Y DE LA COMARCA”

 

En ese sentido ha insistido la diputada en el Congreso Silvia Oñate, quien ha afirmado que “no se puede negociar el futuro de la Base de Morón sin defender los derechos de toda la comarca”, puesto que “a más actividad” el Gobierno tiene la obligación de asegurar “más derechos y más empleo”. Resulta “obligatorio que Morenés, Sáez de Santamaría y el propio Rajoy miren a la cara a los trabajadores y trabajadoras y que los escuche”.

 

La diputada ha insistido en que “el PSOE luchará porque esos derechos sean reconocidos en el Congreso, donde vamos a seguir de manera minuciosa la puesta en marcha de ese nuevo convenio bilateral” que se debe negocair antes del 19 de abril en el que “los trabajadores y las trabajadoras, los alcaldes y las alcaldesas, tendrán su voz en nuestras iniciativas parlamentarias” para asegurar “más empleo y menos despidos” ante negociaciones “poco trasparentes”.