“La contraprestación a trabajar contra el ébola no puede ser el despido”

DSC_0404

La secretaria general del PSOE de Sevilla reclama “la retirada del último ERE” y la readmisión de los despedidos porque “cada vez llegan más militares de Estados Unidos y más carga de trabajo, mientras que los civiles españoles salen despedidos por la puerta de atrás, y mientras el Gobierno de Rajoy mira a otro lado”

 

DSC_0404

 

La secretaria general del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez, ha exigido “la retirada” del ERE anunciado en la Base de Morón porque “no nos parece coherente que haya más carga de trabajo, más marines de Estados Unidos en la Base, y que los civiles españoles salgan despedidos por la puerta de atrás, mientras que el Gobierno de Rajoy mira para otro lado”. Por ese motivo “le pedimos al Gobierno que se ponga del lado de los trabajadores de esta Base de Morón de la Frontera a los que se está despidiendo sin ningún motivo”.

 

Una posición que entiende como coherente y solidaria porque “si les pedimos a estos trabajadores y trabajadoras que apoyen la lucha humanitaria contra el ébola, la respuesta no puede ser el finiquito. Si les pedimos que colaboren en esa causa, no pueden tener sus trabajos en situación de riesgo como contraprestación”.

 

Por ese motivo ha reclamado que el Gobierno de Rajoy “se ponga de su parte, que se posicione del lado de los trabajadores y trabajadoras, y que luche por la readmisión de los despedidos” tras el último ERE anunciado por la empresa que alcanza a otros 55 trabajadores y que supone el tercer procedimiento de este tipo desde 2010.

 

 

 

 

ANTONIO PRADAS: “EL TRATADO ESTÁ OBSOLETO Y HAY QUE SUSTITUIRLO POR UNO QUE CONTEMPLE LA SITUACIÓN DE LOS TRABAJADORES Y LAS TRABAJADORAS”

Una posición que comparte el diputado en el Congreso Antonio Pradas, quien ha asegurado que “hay un compromiso de España con EEUU de que esta base sea utilizado en caso de conflicto en Oriente Medio”, por lo que exige al Ministerio de Defensa “que adopte una posición de fuerza ante el último ERE de 55 trabajadores”, y que “ponga encima de la mesa un tratado que está obsoleto por uno nuevo que contemple la situación de estos trabajadores y trabajadoras”.