Pedro Sánchez cierra campaña en Sevilla

DSC_0885

DSC_0878 DSC_0885

 

El candidato a la Secretaría General del PSOE Pedro Sánchez Castejón se presentó a este proceso de cambio histórico para liderar el partido con cinco ejes fundamentales en su programa político, un ideario que ha defendido en todos los actos y encuentros que ha mantenido con los militantes, en cualquier punto de la geografía española, durante todos los día de campaña: regeneración democrática; modelo de Estado; propuestas socialistas en economía, empleo y fiscalidad; avances en derechos y libertades; defensa del Estado del bienestar y oposición a los recortes en educación y sanidad, además de una férrea defensa del municipalismo y la autonomía de los ayuntamientos.

Pedro Sánchez ha personalizado una candidatura que apuesta por un nuevo PSOE, que afronte con garantías el futuro, una organización política renovada basada en el “cambio desde abajo hasta arriba, con nuevos compromisos, la integración y el fortalecimiento del partido”.  “Cambio el PSOE para cambiar España”.

 

Regeneración democrática

El candidato a la Secretaría General del PSOE presentó a la sociedad un decálogo con sus principales compromisos de regeneración democrática, en el que se incluyen la limitación a dos legislaturas de la Presidencia del Gobierno, el fin del aforamiento de los cargos públicos, la eliminación de las puertas giratorias y la supresión del indulto por motivos políticos.

 

El documento plantea además exigir a todos los cargos electivos una declaración de bienes transparente y promover cambios en la ley electoral y en la de financiación de partidos políticos para eliminar la financiación privada superior a 2.000 euros anuales por persona y el fin de las donaciones de empresas privadas, así como el desbloqueo de las listas electorales.

Otro de los grandes protagonistas de este decálogo de regeneración democrática es una férrea lucha contra la corrupción y las tramas de financiación irregular, con especial hincapié en que “el principal enemigo y veneno de la democracia es la corrupción”. “No me temblará el pulso y defenderé un PSOE de honradez intransigente”, ha repetido en numerosas ocasiones.

Finalmente, este proceso debe llevar también a la “descolonización institucional” para garantizar la higiene democrática con el objetivo de que no se repitan casos como los ‘escándalos’ en el Tribunal de Cuentas o la militancia ‘escondida’ del presidente del Tribunal Constitucional.

 

Modelo de Estado

Pedro Sánchez defiende una reforma constitucional que defina el carácter federal de España, tal y como se ratificó en la Declaración de Granada,  para que las comunidades autónomas ganen en autogobierno, con igual financiación y garantizando la solidaridad y la integración de todos los pueblos de España. En este punto, es partidario de un cambio en el modelo de financiación autonómica para diseñar “un sistema más justo e igualitario para todos los territorios”.

Dentro del modelo de Estado, el candidato también aboga por un Estado laico, por suprimir los privilegios fiscales de la Iglesia y por acabar con los pactos del Concordato con la Santa Sede.

 

Avance en derechos y libertades

Para Pedro Sánchez, “socialismo es igualdad; socialismo es justicia social” y bajo esta premisa aboga por una Ley de Igualdad de Trato, que ampare el compromiso con la defensa  de la diversidad étnica, sexual, funcional y generacional y su participación en la sociedad y también en el PSOE.

En este bloque también destaca la importancia de recuperar la asignatura de Educación para la Ciudadanía, una alianza con todos los movimientos sociales para recuperar la conexión con la mayoría ciudadana, una Ley de Muerte Digna, promover la comunicación intergeneracional, la derogación de la contrarreforma de la Ley del Aborto, reponiendo la Ley de Plazos, y el acceso a anticonceptivos de última generación con financiación pública. “Vuestra libertad es nuestra libertad y no reduciremos ni un milímetro del derecho a decidir de las mujeres”, subraya Pedro Sánchez.

La lucha contra la violencia machista también ha estado muy presente en su campaña, en la que el diputado madrileño ha subrayado la importancia de que España vea materializarse un Pacto Social y Político contra la Violencia de Género.

En este capítulo -que busca readaptaciones a los cambios y transformaciones sociales, pero que también es herramienta e instrumento para evitar la discriminación o la exclusión social- cobra gran peso su compromiso con el derecho a la garantía alimentaria, así como la apertura de instalaciones que permitan que este derecho sea aplicado para los menores, en un momento en el que “muchos niños de nuestro país pasan hambre”.

 

Transición económica

Dentro del apartado de política económica, el candidato expone la necesidad de desarrollar una reforma fiscal socialista, que refuerce la inspección fiscal, prime la actividad productiva, establezca un impuesto a las grandes fortunas y vele por la independencia de la Agencia Tributaria. “No puede haber una reforma fiscal que perjudique a los trabajadores y beneficie a los especuladores”, ha repetido el candidato en innumerables ocasiones.

Pedro Sánchez asume el compromiso de derogar la reforma laboral,  apostando por el diálogo social entre agentes económicos, sindicales, empresariales y Gobierno, para marcar una “verdadera hoja de ruta” que nos saque de la recesión y la crisis económica. Su apuesta por el sindicalismo y por la recuperación del papel de los sindicatos también tiene protagonismo en esta área política.

La reindustrialización, una transición económica, la apuesta por las energías renovables, la intervención del Estado para evitar “abusos” a los consumidores y, en definitiva, un modelo que busca erradicar el desempleo, una de las mayores lacras que actualmente tiene la sociedad española, son los pilares fundamentales de sus propuestas sobre una alternativa al modelo económico actual.

Como novedad, el candidato a la secretaria general del PSOE anunció un plan de recuperación del talento, con bonificaciones fiscales para los jóvenes del exilio económico, y un plan de choque para desempleados de más de 45 años, del que se beneficiarían dos millones de personas. “No a la generación perdida, no a la generación olvidada”, destacó Pedro Sánchez en su discurso.

 

 

 

Defensa del Estado del bienestar

Pedro Sánchez defiende “el compromiso socialista por el derecho a la diferencia sin diferencia de derechos”.

La pobreza infantil es una de las grandes emergencias sociales. Por esta razón, propone una estrategia global y transversal, con respuestas coordinadas en los ámbitos de la salud, la educación, los servicios sociales y la familia. Los derechos de la infancia deben estar reflejados en la Constitución y propone incluirlos de forma expresa en la reforma de la norma fundamental del ordenamiento jurídico

La preocupación por los mayores es otro de los grandes compromisos de Pedro Sánchez, quien reivindica su valor social, la necesidad de que reciban una adecuada atención y el fomento de su participación en la sociedad. Con este objetivo, plantea la recuperación de la Ley de Dependencia en los términos en que fue articulada, antes de verse “recortada por los Gobiernos del PP”, con la reinclusión de las cuidadoras familiares en la Seguridad Social. La calidad de vida en esta etapa debe estar vinculada además al mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones y a la eliminación de los copagos de medicamentos.

 

Municipalismo

“El socialismo que une es el que reivindica la fuerza de los ayuntamientos”. Con esta frase, Pedro Sánchez quiere sintetizar su apoyo incondicional a los consistorios, al valorar que se sitúan en la primera línea de respuesta a los problemas ciudadanos.

Desde este sello en defensa de la política municipal, el diputado del grupo parlamentario socialista, firmó el ‘Compromiso de Santa Olalla’, un manifiesto de unión contra la reforma de la administración local, entendida “como un atentado a la autonomía e independencia de alcaldes y concejales”.

En este contexto, Pedro Sánchez asume el compromiso de que el PSOE avance electoralmente y recupere alcaldías  y comunidades autónomas en mayo de 2015, fecha en la que se celebrarán las próximas elecciones municipales y autonómicas.

 

El futuro del PSOE

El candidato a la Secretaría General del PSOE ha basado su campaña en escuchar y atender las inquietudes y sensibilidades de la militancia del PSOE.

 

 

 

Ha sido un candidato en la carretera, que ha ido en busca de la recuperación del espíritu socialista, con un compromiso “nítido” con la celebración de primarias abiertas, en el próximo otoño, para designar al candidato a las elecciones generales.

Además, refrendó su convicción con el aperturismo del partido a la sociedad, a través de las asambleas ciudadanas, acercando la Ejecutiva al resto de federaciones territoriales para ampliar la participación, o dando acceso, en un ejercicio de transparencia, al estado de las cuentas del PSOE.

El partido socialista será también protagonista en su apuesta por la democracia paritaria, reforzando el compromiso de la mujer con el funcionamiento interno del partido, donde un ejemplo serán las listas paritarias que mantendrá en los nuevos retos electorales de la organización

Por último, Pedro Sánchez ha subrayado que su Ejecutiva Federal integrará al resto de candidatos a la Secretaría General, con el propósito de fortalecer el partido y basar sus próximas acciones políticas en la integración y la unidad, apostando por un partido “inequívocamente” de izquierdas.

El diputado madrileño finaliza esta campaña tras recorrer más de 60.000 kilómetros y alojarse en las casas de muchos militantes, afianzando un mensaje de participación, para que el secretario general elegido cuente con el máximo respaldo posible para afrontar con solidez el futuro del proyecto socialista.